Facebook Twitter Youtube Google Plus
Los jugadores del Sevilla felicitando a De Gea (Foto: Kiko Hurtado).

Los jugadores del Sevilla felicitando a De Gea (Foto: Kiko Hurtado).

De Gea le negó el triunfo al Sevilla. Ese es el titular de la enésima noche histórica en Nervión, que se saldó con sabor agridulce tras un empate que supo a poco. Sin embargo, la plantilla se marchó satisfecha por el trabajo bien hecho y a pesar de la "pena" de esa ocasión fallida, están concienciados en que hay muchas posibilidades reales de conseguir el ansiado pase a los cuartos de final.

Correa y Franco Vázquez, en el partido ante el Girona.

Correa y Franco Vázquez, en el partido ante el Girona.

Si en algo ha mejorado sensiblemente el Sevilla FC con la llegada de Vincenzo Montella ha sido en la aportación de los jugadores de la segunda línea. El italiano ha decidido contar con un once titular prácticamente fijo, en el que los tres elegidos para jugar tras el delantero son Sarabia, Franco Vázquez y Correa.

Vázquez celebra su tanto ante el Espanyol. (Foto: LaLiga).

Vázquez celebra su tanto ante el Espanyol. (Foto: LaLiga).

Los últimos resultados indican que Montella le ha cambiado la cara al Sevilla. Para mejorar toda la versión del equipo, el entrenador italiano ha tenido que implementar el rendimiento individual de varios futbolistas. Y es que por su conocimiento de la liga italiana, Muriel, Correa y Vázquez parecen otros futbolistas.

Correa pide perdón tras su gol al Cádiz.

Correa pide perdón tras su gol al Cádiz.

Joaquín Correa se erigió como uno de los protagonistas principales del Sevilla en su triunfo copero al Cádiz, válido para el postrero pase a los cuartos de final. El ariete argentino anotó el segundo gol de la contienda, tras un notable cabezazo a la salida del córner que se coló por la escuadra del marco de Rubén Yañez. Un gol por el que pidió perdón a la afición y del que espera que no sea más que el primero de muchos en este 2018.

Correa pide perdón y Muriel reacciona.

Correa pide perdón y Muriel reacciona.

Curiosa anécdota la que se produjo durante el partido entre el Sevilla y el Cádiz. Cuando Joaquín Correa marcó el segundo local, de cabeza tras un saque de esquina de Sarabia, lo celebró tímidamente, y casi de inmediato pidió perdón a la grada con un par de gestos claros. 

El Desmarque