Facebook Twitter Youtube Google Plus
Partido discreto en Maribor, pero el Sevilla vuelve a estar en octavos

Historia dorada escrita con grises

Escrito por Álvaro Ramírez

Miércoles, 06 Diciembre 2017 22:22
Facebook Twitter 57
Maribor
1
1
Sevilla FC
Ben Yedder, en un lance del partido ante el Maribor.
Ben Yedder, en un lance del partido ante el Maribor.
Goles

1-0, m. 9: Tavares. 1-1, m. 75: Ganso.

Alineaciones

Maribor

Handanovic; Milec, Suler, Billong, Viler; Vrhovec, Pihler (Vrsic, m. 79), Kabha; Bajde, Bohar (Hotic, m. 89) y Tavares.

Sevilla FC

Sergio Rico; Mercado (Navas, m. 69), Kjaer, Lenglet, Escudero; Pizarro, Banega; Sarabia, Krohn Dehli (Ganso, m. 58), Correa; Ben Yedder (Muriel, m. 76).

Árbitro

Ovidiu Hategan (Rumanía).

Tarjetas

Amarillas Pihler (35'), Bohar (49'),

Incidencias

Ljudski vrt.

El Sevilla FC cerró una noche histórica clasificándose por segundo año consecutivo para los octavos de final de la Liga de Campeones. Fue una noche para los anales, porque no lo había logrado nunca antes en su historia, pero en lo futbolístico la verdad es que fue tristona, por no decir horrible. Para alcanzar tan alto objetivo, le bastó al conjunto nervionense firmar una gris actuación en Maribor, empatando con el limitado equipo esloveno. En realidad daba igual, lo que hiciera el Sevilla y lo que hiciera el Maribor, porque la noche se convirtió en un mero trámite gracias al Liverpool, que se encargó de liquidar pronto las opciones del Spartak, y por tanto de asegurar las del Sevilla.

Lo mejor de la noche, por tanto, no ocurrió directamente en el césped gélido del Ljudski vrt. Ahí el Sevilla trasladó una imagen desconcertante. Sobre todo porque tras varios partidos ofreciendo, aunque fuera a ratos, una imagen mejorada, en Maribor volvió a guiones de media tinta. La primera parte fue como tantas otras deleznables de esta temporada. Parecía que el equipo de Berizzo, ahora de Marcucci, dejaba esas sombras atrás, pero en Eslovenia aparecieron. Sobre todo en actitud, muy reprochable.

Una vez más, la primera parte del Sevilla fue paupérrima, ofreciendo un abanico completo de carencias, incluida la falta de actitud

Por eso el Maribor se puso por delante y por eso solo gracias a una cantada del meta local pudo igualar el Sevilla y escaparse del escarnio de la derrota. El empate le valió, como le habría valido la derrota. Pero el Sevilla no valió. La imagen fue pobre y la enseñanza clara. En unos octavos de final, con el papel de este miércoles, apenas tendría opciones de llegar al ansiado hito de los cuartos de final. 

Ha sido un poco el devenir del Sevilla en esta fase de grupos de la Liga de Campeones. Grandes momentos, gran nivel, compaginado con actuaciones discretas y pobres.

Cualquiera habría dicho viendo el arranque y la primera parte del Sevilla que el equipo nervionense se jugaba la clasificación para los octavos final de la Liga de Campeones. Si alguien suponía que los de Marcucci saldrían a comerse a un rival inferior, a hacer su trabajo y sacar adelante su partido con independencia de lo que sucediera en Liverpool, se equivocó. De todas todas. Porque, de forma inexplicable, el Sevilla saltó al campo con una actitud extrañamente contemplativa, pasiva, fría. Ya fuera por la temperatura, alrededor de 0º, o por el talante que demuestra este equipo de forma demasiado frecuente. El caso es que no puso en el campo lo que había que poner. 

Esa falta de actitud se veía en el poco riesgo que asumían los futbolistas. Pases horizontales, pocos uno contra uno, muchos balones al pie y pocos desmarques al espacio, poco o nulo movimiento cuando los centrocampistas tenían la pelota... En definitiva, el abanico completo de pasividad, que también lo aplicaba en defensa, y como buena muestra, un gol. Saque rápido del Maribor, más despierto, mucho más, cruce de mentira de Correa, que sigue teniendo en su juego más de mentira que de verdad, defensa pasiva de Escudero y actitud contemplativa de Sergio Rico y Mercado. Gol de Tavares. 

No falló solo en eso el Sevilla. Todo aquello que precisaba de rigor, de disciplina, de sacrificio, flaqueaba: las marcas, las coberturas, la salida a la contra. Y así, el conjunto de Marcucci se estrellaba una vez tras otra ante una defensa ordenadita, sin más, y no encontraba vías de penetración casi ni para rematar. Apenas un disparo de Banega y otro de Correa, que pareció de mentira, el balance ofensivo sevillista. El Maribor tuvo por contra dos llegadas más bastante claras.

Aunque tras el descanso el panorama algo, porque los de blanco imprimieron algo más de ritmo e intensidad, tampoco es que fuera un cambio radical. Ni en la actitud ni en la efectividad. Sí que acumuló más futbolistas en ataque el Sevilla, más cerca todos del área. Unos metros ganó, eso sí, y la calidad individual del algunos futbolistas, dígase Banega, permitió al menos incomodar a Handanovic con disparos. No fueron demasiado buenos, la verdad, pero de hecho ni fue necesario. Porque después de que Banega, Escudero, Sarabia o Ben Yedder se la echaran a las manos del meta esloveno, un disparo desde la frontal de Ganso, tan inocente como los anteriores, se coló en la portería en una cantada monumental del portero del Maribor. 

La segunda parte del Sevilla fue algo mejor que la primera, aunque solo encontró el gol en una cantada enorme de Handanovic tras un disparo inocentón de Ganso

Ganso, que había entrado por Krohn Dehli, tampoco es que estuviera demasiado brillante, pero el caso es que de una u otra forma, de tacón, de frente, con genialidades, con errores ajenos, el brasileño casi siempre es decisivo. Su gol endulzó la amarga imagen ofrecida por el Sevilla y propuso una recta final diferente del encuentro, ya bastante intrascendente dado que la clasificación era un hecho gracias a la goleada del Liverpool al Spartak de Moscú.

Pero incluso el Sevilla, con 15 minutos decentes, pudo hasta llevarse el partido. La presencia de Navas como lateral dio más profundidad al equipo y el palaciego se sumó con frecuencia al ataque, algo que no hizo Mercado. De hecho el palaciego puso un balón de gol a Ganso que este no acertó a meter en la portería rival.

No llegó la victoria, pero la clasificación estaba atada. Fue lo mejor de la noche, la certificación de que el Sevilla está realmente en la sala VIP de clubes europeos, entre las 16 estrellas futbolísticas que seguirán brillando en Europa a partir de febrero de 2018. Solo queda esperar rival.

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

CLICK PARA COMENTAR


Agenda del día Sevilla F.C.

Próximo entrenamiento

Tendrá lugar el Por determinar a las Por determinar en Por determinar

Observaciones: Por determinar

Parte médico

  • Carriço

    Afectado por Lesión en el tendón del cuádriceps de su pierna derecha

    Alta prevista: Por determinar

  • Pareja

    Afectado por Lesión en el pubis

    Alta prevista: Por determinar

Próximos partidos

Sevilla FC-Levante UD

Viernes, 15 Diciembre 2017 a las 21.00 horas en Ramón Sánchez-Pizjuán

Competición: Primera División (Jornada 16)

Televisado por: BeIN Sports LaLiga

Real Sociedad-Sevilla FC

Miércoles, 20 Diciembre 2017 a las 21.30 horas en Anoeta

Competición: Primera División (Jornada 17)

Televisado por: BeIN Sports LaLiga

El Desmarque