Facebook Twitter Youtube Google Plus
Sufre de lo lindo ante el Liverpool, pero sobrevive y suma

This is Anfield, this is Sevilla

Escrito por Álvaro Ramírez

Miércoles, 13 Septiembre 2017 21:55
Liverpool
2
2
Sevilla FC
Correa celebra el valioso empate a dos.
Correa celebra el valioso empate a dos.
Goles

0-1, m. 4: Ben Yedder. 1-1, m. 20: Firmino. 2-1, m. 36: Salah. 2-2, m. 72: Correa.

Alineaciones

Liverpool

Karius; Gómez, Matip, Lovren, Alberto Moreno; Wijnaldum, Can (Coutinho, m. 75), Henderson; Salah (Chamberlain, m. 88), Mané (Sturridge, m. 82) y Firmino.

Sevilla FC

Sergio Rico; Mercado, Pareja, Kjaer, Escudero; Pizarro (Sarabia, m. 45); Jesús Navas (Corchia, m. 82), N'Zonzi, Banega; Correa; y Ben Yedder (Muriel, m. 68).

Árbitro

Danny Desmond Makkelie (Holanda).

Tarjetas

Amarillas a Mercado (34'), Alberto Moreno (38'), Pareja (41'), Banega (44'), Gómez (63' y 93'). Expulsó a Berizzo (59') y a Gómez por doble amarilla (93').

Incidencias

Anfield.

This is Anfield. Eso dice el lema del estadio del Liverpool, justo en el pasillo por donde los futbolistas acceden al césped. Y de verdad que ese lema breve y contundente lo sufrió el Sevilla, porque sufrió y de qué forma ante el equipo de Jürgen Klopp en un partido complicadísimo. Pero el Sevilla, y lo decía el técnico alemán en la previa, también es el Sevilla. Es Sevilla ya incluso más allá de los momentos y las fases que viva. Sufrió, sucumbió en varios momentos del partido claramente, pero siguió vivo, sobrevivió, y bien sabe el Liverpool que para matar al Sevilla en Europa no vale con golpearlo una vez, ni siquiera con vencerlo en su firmeza, hay que matarlo y rematarlo, porque si no, salta, se rehace, reacciona, pega. Por eso si Anfield es Anfield, el Sevilla es el Sevilla. Y por eso en un partido competido en el que fue inferior en la mayor parte del encuentro, logra un punto que vale su peso en oro en esta fase de grupos ante el rival más complicado. 

Puede agradecer el conjunto hispalense que Firmino tirara un penalti al palo, igual que puede lamentar y quejarse del segundo gol, el de Salah, precedido de falta sobre N'Zonzi. Pero más allá de esas dos circunstancias, el partido puede resumirse en un Liverpool que marcó un ritmo superior al del Sevilla, que pudo matarlo, pero que lo dejó vivo, y ahí se recuperó el conjunto de Berizzo, que empezó a ganar terreno en el partido hasta acabar con la opción de ganarlo. Sufrió mucho en varias zonas del campo en la primera mitad: en los costados, en el centro del campo, físicamente; pero también hubo mejoras, sobre todo la entrada en el campo de Sarabia (por lesión de Pizarro), que mejoró y mucho al equipo, y en la aportación de Muriel y hasta la defensa, que se mostró más sólida.  

Un inicio atípico, un ritmo esperado

Anfield no es temido por el himno de sus seguidores, tampoco por ser considerado un templo del fútbol ni por el sabor añejo del fútbol inglés. Anfield es temido porque el Liverpool sobre su césped, entre sus muros, se crece, adquiere unas cualidades y eleva otras a su máxima expresión. La velocidad, la intensidad, la precisión, el acierto... Y tiene el equipo de Jürgen Klopp además jugadores para expresar ese fútbol 'made in Anfield'. Y eso le pasó factura al Sevilla en una primera mitad en la que, paradójicamente, se adelantó en el marcador. En casi la única combinación de mérito nervionense Ben Yedder aprovechó un fallo de Lovren para hacer el 0-1 apenas a los 4 minutos.

Mercado y Navas sufrieron con Mané, Escudero y Correa con Salah... en la primera parte el Sevilla se hundió por los costados

Pero porque Anfield es Anfield y el Liverpool es más Liverpool entre los suyos, ese tanto tampoco cambió demasiado el partido. Sí el marcador, porque el gol le permitió seguir vivo durante gran parte del encuentro. Pero no alteró el partido. El equipo inglés se comió al Sevilla, lo metió en su campo, lo atemorizó, lo presionó, lo arrinconó y lo golpeó. Por eso tras el 0-1 tampoco los sevillistas podían lanzar las campanas al vuelo, más bien lo contrario, había que tirar de prudencia. El conjunto red generó y siguió generando ocasiones, de todos los colores, y no tardaron en llegar los goles. Desde las bandas, Sané, Salah y Alberto Moreno aprovecharon las debilidades hispalenses, por un lado Correa, poco solidario en la banda izquierda, y por otro Mercado, al que le sacaron los colores continuamente. Llegó el empate en una acción del lateral sevillano, que penetró como cuchillo en mantequilla ante la mala posición del argentino, el descuido de Navas y la lentitud de Pareja.

Para el segundo gol se alió eso sí el Liverpool con el árbitro, porque el tanto de rebote de Salah llegó previa falta no señalada a N'Zonzi. Pero tampoco estaba para mucha reclamación el Sevilla, que se alegró sumamente del fallo de Firmino en un claro penalti a Mané de Pareja, otro al que el ritmo del partido superó claramente.

Si el objetivo y el plan sevillista era tener la pelota y aplacar a su rival, ni tuvo la pelota, salvo una fase de 10 minutos entre el primer y el segundo gol, ni aplacó a su rival, al que más bien invitaba con algunas actitudes y aptitudes a hacerle daño.

Alcanzó el descanso el conjunto de Berizzo dando gracias, por una nueva clara ocasión, que salvó Sergio Rico, y por la lesión de Pizarro, que permitió la entrada de Sarabia en el campo.   

En la segunda mitad cambió bastante el encuentro, y la lesión de Pizarro y la entrada de Sarabia fue clave, porque el madrileño dio mucho sentido al juego de su equipo

El madrileño no es que cambiara el encuentro, porque el Liverpool siguió apretando, pisando área y rematando. Seguían sufriendo ciertos déficits en la zaga los sevillistas. Pero en cuanto a la posesión sí subió enteros el Sevilla. Tuvo más la pelota en campo contrario, combinó y en algunos momentos del encuentro casi controló el encuentro en ciertos aspectos. Eso sí, del sufrimiento no se libraba. Sergio Rico tuvo que actuar de hecho en un par de ocasiones. Los balones divididos, además, casi todos eran del Liverpool, por fortuna en algunos rebotes, pero por fuerza física en la mayoría. 

Con la misma tónica continuaba el partido, pero al menos el Sevilla se mantenía vivo. Y con la supervivencia, siempre hay opciones. Y llegó de hecho. Muriel, que saltó al campo apenas minutos antes, recibió un saque de banda y combinó con Correa, que en una gran maniobra se puso de cara ante Karius y lo batió con calidad. Su pobre partido encontró lustre con un gol de mucho brillo.

En los 20 minutos que restaron del encuentro el partido cambió bastante. El ritmo del Liverpool ya no fue tan infernal, el Sevilla creció con la pelota y los cambios mejoraron sus prestaciones. Tanto fue así que el Liverpool no intimidó en los últimos minutos, y fue el Sevilla el que de hecho pudo remontar y ganar el encuentro, en una ocasión final de Muriel que inexplicablemente se le fue fuera cuando ya estaba solo ante Karius.

Esa ocasión dejó incluso un amargor en el final del partido, pensando que el Sevilla se podría haber llevado los tres puntos. Pero haciendo honor a la verdad y visto lo visto en el partido, puede estar contento el equipo nervionense, porque salió vivo de Anfield en un partido en el que sufrió.

  

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

04 CLICK PARA RESPONDER


Agenda del día Sevilla F.C.

Próximo entrenamiento

Tendrá lugar el jueves 21 de septiembre a las 10.30 horas en Ciudad Deportiva

Observaciones: Puerta cerrada

Próximos partidos

Atlético de Madrid-Sevilla FC

Sábado, 23 Septiembre 2017 a las 13.00 horas en Wanda Metropolitano

Competición: Primera División (Jornada 6)

Televisado por: BeIN Sports LaLiga

Sevilla FC-Maribor Branik

Martes, 26 Septiembre 2017 a las 20.45 horas en Ramón Sánchez-Pizjuán

Competición: Liga de Campeones (Fase de grupos, jornada 2)

Televisado por: BeIN Sports

Así vamos...
Primera División PT PJ
1 Barcelona Barcelona 15 5
2 Sevilla Sevilla 13 5
3 Atl. Madrid Atl. Madrid 11 5
4 Valencia Valencia 9 5
El Desmarque