Facebook Twitter Youtube Google Plus
Patrocinado por:
Final del World Pádel Tour

Paquito Navarro y Sanyo Gutiérrez destrozan a los reyes del pádel en Sevilla

Escrito por ElDesmarque / EFE

Domingo, 10 Septiembre 2017 16:03
Sanyo Gutiérrez y Paquito Navarro celebran el triunfo.
Sanyo Gutiérrez y Paquito Navarro celebran el triunfo.

La pareja formada por Paquito Navarro y Daniel Sanyo Gutiérrez se han llevado la final del Sevilla Open de pádel al vencer 6-4 y 6-2 a Fernando Belasteguín y Pablo Lima, en un partido en el que la magia del sevillano y el argentino destrozó a unos irreconocibles números uno del pádel mundial.

Con un lleno en el pabellón de San Pablo, los aficionados se dieron cita para ver si su ídolo, Paquito Navarro, lograba ganar el torneo de su ciudad sobre todo tras comparecer en ella contra los números uno del mundo y después de haber estado en rondas anteriores al borde de la eliminación.

Los ingredientes de la final eran los más adecuados, con las dos mejores parejas del mundo frente a frente, y unas gradas a rebosar deseosas de saber si Paquito y Sanyo se tomarían la revancha de la edición del año pasado que se llevaron el argentino Bela y el brasileño Lima en un partido muy disputado que se decidió finalmente por detalles.

La salida de las dos parejas fue de tanteo, como si de un combate de boxeo se tratara, agarrándose los cuatro a sus respectivos servicios sabedores de que el más mínimo error podría ser vital para el devenir del partido. Y así fue, porque con 3-3 en el marcador Belasteguín perdió su saque y eso marcó la trayectoria del set.

Bela, que hasta el momento había llevado el peso de la pareja ante la irregularidad de su compañero, pareció sentirse afectado por la pérdida del servicio, un juego antes de que los números uno hubieran estado a punto de romper el saque de Sanyo Gutiérrez. Pero del posible 4-3 para Bela y Lima se pasó del 3-4 para sus rivales.

El argentino y el brasileño sabían que si querían salvar el set tenían que devolver a sus rivales la rotura de servicio y estuvieron a punto de hacerlo en el décimo juego, con saque de nuevo de Sanyo Gutiérrez en el que desplegaron un juego espectacular, que sin embargo no les sirvió para empatar. Todo gracias a Paquito.

Gran final

La magia del sevillano salió a la luz y los golpes magistrales de sus rivales eran respondidos por Navarro con otros aún mejores, una situación que, al mismo tiempo que ponía boca abajo a la grada, minaba aún más las esperanzas de los número uno en poder remontar.

La primera manga acabó con 6-4 en el marcador con la sensación de que era el día del sevillano y el argentino pero que delante tenían una dupla a los que apenas se les había visto en su mejor versión.

Pero el segundo set arrancó con una rotura del servicio en el saque de Fernando Belasteguín, una circunstancia que pareció dejar tocado al número uno del mundo porque, a partir de ahí y pese a que Pablo Lima parecía más entonado en su juego, el argentino se desdibujó, con errores no forzados que jamás suele cometer.

Pablo Lima se había recuperado pero Bela no siguió su estela para frenar el vendaval de juego, en esta ocasión de Sanyo Gutiérrez, que quiso dejar atrás los partidos grises que había jugado en rondas anteriores, para sacar de su chistera conejos de todos los colores, un recital al más puro estilo de el de su compañero.

Magia en Sevilla

Paquito y Sanyo se subieron a la ola y navegaron empujados por su magia, la que hacían por sus méritos y las que les dejaban hacer los irreconocibles números uno. Y de ahí hasta el 6-2 final y sin que hubiera respuestas al otro lado de la red.

El epílogo fue una explosión de júbilo en las gradas y lágrimas de alegría del sevillano por vencer ante su público, ese que le ha llevado en volandas hasta la victoria dos días después de estar al borde del abismo y del que solo le ha sacado su magia.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque