Facebook Twitter Youtube Google Plus
Inminente salida de Monchi

Y encima Monchi se va... ¿quién arregla esto?


Martes, 28 Marzo 2017 11:15
Reportar vídeo Reportar


Tercero en la Liga, saneado financieramente como nunca lo ha estado y todo son problemas en el Sevilla. Cualquiera que lea esta afirmación así, de entrada, no querrá creérsela, pero es cierto, ahora mismo la máquina está dejando de funcionar. El barco tiene numerosas vías de agua abiertas y los capitanes de la nave no son capaces de encontrar soluciones. Ocurre que se va Monchi, que ya no está Del Nido, que la grada se ha levantado en armas, que el entrenador ya no gusta tanto y que el presidente y sus principales apoyos Alés, Guijarro y Carrión están como locos porque el dinero de los chinos llegue de verdad. 

1. La salida de Monchi: Es el principal problema. El indiscutible primer ejecutivo y hombre fuerte de la entidad es la pieza clave de los títulos del Sevilla, único denominador común de esta etapa gloriosa y cabeza pensante de la secretaría técnica más exitosa de Europa en la última década. Sin él nada sería posible. Ve a los futbolistas, los elige y es el principal reclamo para que estos lleguen al Sevilla. Sólo él puede, hoy en día en el Sevilla, convencer a figuras como Nasri o hacer que Ben Arfa se lo piense. Es además el mejor portavoz posible y la mejor imagen del club. El problema de verdad es que no se ha sentido valorado. El cansancio influye, claro, y Roma es un destino idílico, espectacular, pero a Monchi no se la ha puesto en valor. Su sevillismo ha sido usado como una baza para retenerlo 'low cost' cuando el de San Fernando merecía ser entronizado. Desgraciadamente, aunque ya ha dado marcha atrás otras veces, su salida no parece tener solución.

2. La venta del club: Es un hecho que se está tratando. Por motivos familiares, de edad, de seguridad económica o de tener más dinero aún en el banco como buenos empresarios que son, Castro, Guijarro, Alés y Carrión tratan a día de hoy la venta de sus acciones del Sevilla. Algunos están como locos por el dinero asiático. Es posible que a muchos aficionados no les guste y que esto genere en el futuro próximo más desunión, pero están en su derecho como propietarios de una SAD. Como quiera que ninguno de ellos resultaría imprescindible en el gobierno de la entidad, el problema es que esto distrae.

3. Guerra Biris-Directiva: Hace dos meses que todos esperan un acuerdo, una tregua que acabe con el silencio en el estadio, pero no llega. La Liga ordena y el Sevilla, que forma parte de la misma, acata. Mientras tanto el equipo echa de menos una ayuda y los resultados en casa son peores. El Ramón Sánchez Pizjuán ha perdido la magia y tampoco parece que la solución de este asunto esté cercana. En los Biris ya hay quien echa de menos a Del Nido...

4. El equipo: Sampaoli ha perdido el norte y algunas estrellas como Nasri y NZonzi se han desenchufado. Y con Monchi en la rampa de salida falta una voz autorizada y con ascendencia. La única solución parte de la autogestión de un grupo que tiene que volver a creer en sí mismo para poder competirle la tercera plaza al Atlético de Madrid. 

El panorama que pinto puede resultar apocalíptico y, de hecho, lo es para muchos sevillistas pero, no pierdan de vista una cosa: Si la pelotita entra todo se arregla y a veces, por muy mal que lo hagas, y en el club lo están haciendo fatal, entra. Eso sí, la suerte no es eterna. A ver qué hace el Sevilla ahora...

03 CLICK PARA RESPONDER

Los 3 más

Sin contar a madridistas y culés, estos tienen mejor puntería
El Desmarque