Facebook Twitter Youtube Google Plus
Un golpe en la mesa tras el desastre de Ipurúa

Ni una más, don Lorenzo

Escrito por Gabriel Galán

Martes, 21 Noviembre 2017 21:30
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Setién y Serra, en un entrenamiento del Betis (Foto: Kiko Hurtado).

Don Lorenzo, ni una más. El nuevo Betis no se puede permitir otra humillación como la sufrida en Ipurúa y mucho menos los béticos. Pero ni una más. Porque esa triste imagen ni puede ni debe ir unida al escudo del Betis, ese que usted tanto adora, ese escudo que tantas noches mágicas le hizo vivir como entrenador. Ni una más.

La vuelta del míster Serra a Heliópolis, entre otras cosas, se forjó en alimentar de beticismo en el vestuario, de dar un golpe en la mesa cuando vinieran mal dadas y que no se repitiera la esperpéntica imagen en estadios como Los Cármenes, Butarque... o Ipurúa. Y va, don Lorenzo, y se repite en Ipurúa. Que no, que los béticos no se merecen esto y no vale con que es un accidente, un partido aislado. El Betis lleva mucho tiempo en caída y sólo el fervor del Villamarín le ha mantenido con vida (y ha dado puntos) en los partidos.

Porque lejos de casa, este nuevo Betis bien podría ir vestido de amarillo y azul y llamarse UD Las Palmas. Ese equipo al que entrenó Quique Setién la pasada temporada y que sumó, tomen buena nota, una victorias, tres empates y 15 derrotas como visitante en toda la temporada. Y el ritmo que lleva la presente...

Aquella victoria histórica y espectacular, porque el resultado fue espectacular, en el Santiago Bernabéu se ha evaporado tras la vergüenza de Ipurúa. Setién quiere ser amigo de todos los jugadores y al final vuelve locos a muchos con tantos cambios. Los buenos, al campo, y que descansen en los entrenamientos. Porque los béticos tienen ganas de cantar de carrerilla el once de su equipo. De eso Don Lorenzo es un sabio.

Y si no, miren al Betis de Don Lorenzo en sus dos etapas en el banquillo. Prats; Jaime, Vidakovic, Roberto Ríos, Josete; Finidi, Alexis, Cañas, Jarni; Pier y Alfonso. Muevan una o dos piezas y sale el once. El siguiente tampoco era malo, ahí están los resultados: Doblas; Melli, Juanito, Rivas, Luis Fernández; Joaquín, Arzu, Assunçao, Fernando; Edu y Oliveira. Algún que otro movimiento de fichas y pare usted de contar. Los buenos, a jugar.

Y eso es lo que quiere el bético. Un equipo que juegue siempre y bien. Porque por momentos este Betis ha demostrado que sabe jugar, pero faltan detalles muy importantes. Un defensa de verdad que acompañer a Feddal (y otro sustituto de garantías) y desequilibrio en el medio. Como cuando Ceballos cogía la pelota y se iba de todos casi como Maradona. Y arriba, hay nivel, pero olvidar a Rubén Castro es muy complicado.

Por eso Don Lorenzo, por el bien del Betis, de Setién y de los dirigentes, que con otro fracaso deportivo dejarían su puesto en el Betis, un golpe en la mesa ahora sería vital para que el choque ante el Girona no se convierta en un martirio. Que para los béticos Martirio sólo debe ser una gran cantante española, a la que Don Lorenzo puede conocer porque actuó en aquel homenaje de los béticos a Lopera. Cómo pasa el tiempo.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque