Facebook Twitter Youtube Google Plus
Opinión sobre el Betis de Setién

El estilo de la victoria

Escrito por Gabriel Galán

Viernes, 15 Septiembre 2017 22:08
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Quique Setién, en el partido ante el Celta (Foto: Kiko Hurtado).

De chico, no ahora, cuando comencé a dar patadas a un balón y a jugar al fútbol federado, al que llamábamos fútbol de verdad, siempre me hablaban de que lo importante para hacer feliz a aquel que te seguía y se ponía nervioso era ganar muchas veces. También que no te dieran muchas patadas. Y para llegar a ese ganar muchas veces tenías varios caminos, aunque sólo uno el primordial: hacer un gol más que el rival. Siempre jugábamos con un fútbol de toque, extraño para aquella época, y disfrutábamos todos los partidos. Sobre todo porque casi siempre nos íbamos a casa con una victoria (dos puntos, qué lejos queda).

Y esa idea, ese pensamiento o ese estilo son los que valen siempre. En mi pueblo y ¡¡¡hasta en el Betis!!! Si hay un bético que prefiera irse a casa con una derrota pero diciendo que su equipo intenta jugar muy bien, que me lo diga, que lo apunto. Eso sí, que tenga claro ese bético, si es que lo hay, que jugar bien es ganar. SIEMPRE. 1-0, 5-0 o 5-4. Quique Setién, del que me hablan muy bien como persona y también como entrenador, está aprendiendo a marchas forzadas lo que de verdad es el Betis. Y ya que ha hablado de los últimos años, debe saber que lo que vale en Heliópolis es ganar. Y de eso poco se ha tenido en esos años. Todo lo que le susurren al oído para fastidiar a los que se ponen enfrente en las ruedas de prensa no sirve. Que mire lo que pasó con Poyet y con Víctor, por ejemplo, y quién llevaba la razón.

Setién ha ilusionado al beticismo sin ganar nada, sólo con su nombre y su trayectoria. Sin haber ganado antes un título o haberse metido en Europa. Y eso tiene su mérito. Porque su idea es genial, pero kamikaze a veces. Bella si la jugada sale bien, un horror si un delantero rival roba el balón al portero... Pero lo que el bético no quiere escuchar de su entrenador es que su equipo va a tener errores más veces y que ya cuentan con eso. Pues a ganar 5-4 cada día, que también vale.

El Betis ya es el Betis de Setién con sólo tres partidos. También tiene su mérito. Ahora falta que esa convicción en la idea que tienen los jugadores salga a la perfección y lleguen muchas victorias. Que el bético se marche a casa feliz y contento, mirando la tabla por arriba y no pendiente de si los de abajo han ganado o no. Tito, ¿te acuerdas de cuando tu Betis jugaba bien y ganaba muchos partidos? Hasta algún título y llegaba a varias finales. Ese Betis sí que te gustaba, como tu Aguadulce. Ahora no desesperes, que vas a disfrutar. Lo vas a ver más tranquilo, sin nervios, pero confía en Setién. Si Lorenzo Serra Ferrer ha creído conveniente que Setién es el ideal, por algo será. Serra sí que sabe. Porque ese fútbol del tiquitaca siempre te llamó la atención. Pero más aún ganar. Betis y ganar, una unión imposible muchas veces.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque